"CENTRO DE ARTE DE LA AAA

"CENTRO DE ARTE DE LA AAA
NUESTROS ARTISTAS:JULIO ESCRIBANO(fotografía de nuestra sede)

miércoles, 2 de febrero de 2011

JAOQUÍN AZNAR INAUGURÓ CON ÉXITO SU EXPOSICIÓN




Con gran asistencia de público, en la noche de hoy miércoles 2 de Febrero, se ha inaugurado en nuestra sala la exposición de nuestro compañero JAOQUÍN AZNAR.
   Presidio el acto nuestro Presidente Juan Antonio Poblador, que dió la bienvenida y las gracias al público que llenaba la sala, para acompañar a un compañero del que hasta hoy apenas si conocía nada de su pintura, pero al ver la obra expuesta comprueba  la modernidad de su visión pictórica y le agrada ver que entre nuestros asociados los hay de todas las tendencias artísticas.
   A continuación, el Coordinador de Talleres y Comisario de esta exposición, glosó la figura del artista dando lectura a la siguiente alocución:
“JOAQUIN AZNAR UN ARTISTA DESCONOCIDO ENTRE NOSOTROS
  Joaquín Aznar, es un crevillentino que tomo al vuelo una de las alfombras que desde 1860 fabricaba su abuelo y se fue a viajar por esos mundos de Dios, después de haber realizado estudios de Ciencias Empresariales, como le correspondía a un Aznar de los de la calle del correo de Bilbao. Primero lo hizo en Iberia Líneas Aéreas de España, pero como vio que el vuelo iba a ser de corto recorrido, se acercó a Inglaterra para proveerse de idioma universal con el que después de dos años de casi bohemia, tomó tierra en Alemania para trabajar como funcionario de la Pan American  Word Airline, donde se quedo durante cuarenta años de su vida, con pequeños intervalos en los que se dio una vuelta por Dinamarca (que al parecer no le gusto) y como agregado comercial a la embajada de España en Bonn, en la que estuvo poco tiempo. Luego siguió a lo suyo que era atender el tráfico de viajeros  de las modernas alfombras mágicas de su compañía aérea en  los aeropuertos alemanes. Allí se germanizó su forma de trabajar y quizá de pensar, pues a su casi secreta pasión por la pintura y el Arte en general, que en un principio se dejo ganar por lo figurativo,  pronto le dio un vuelco  y se decantó hacia los ismos más progresistas de la pintura que veía en las grandes capitales del arte por las que viajó y vio las tendencias del momento: abstracción figurativa, cubismo, constructivismo, minimalismo, para recalar últimamente en el semperismo que no sé si es otro ismo, pero si sé que a Joaquín  le interesa la obra del alicantino de Onil.
   Pero antes, en  Alemania y Dinamarca, compaginándolas con su trabajo, recibió clases de Johan Benthin y de Francisca Haslinger, esta ultima premio cultural de las artes de la Unión Europea, y comenzó a vender alguna de sus obras que fueron a parar a distintas ciudades europeas.
    Al jubilarse a final del siglo pasado, se pasó por Madrid donde tomó clases y escuela con  Inés Losada (premio Penagos) y Vicky Herreros en el estudio Solana, donde también las recibió de Javier Chavarría. Estos profesores de prestigio y nombre, lo introducen en las nuevas tecnologías de la imagen y le hacen pasar por lo todos los istmos que en la pintura han sido. Luego de ocho años con ellos y con la incipiente enfermedad que más le puede afectar a un pintor, se viene a su refugio veraniego en Urbanova y se hace socio nuestro donde es poco conocido para muchos pero no para mi, que lo valoro y respeto como amigo y artista.
  Después de haber expuesto en colectivas por medio mundo: Alemania, Dinamarca, Inglaterra etc. A partir del 2000 lo hace en Cuenca y Madrid, donde es seleccionado y premiado en algunos concursos. En Alicante, lo ha hecho en su pueblo de Crevillente, en una galería ubicada en la casa en la que nació, y con nosotros solo en la colectiva pro Haití.
    Por eso, esta exposición que hoy inauguramos, en la que nos muestra veinticinco de sus obras seleccionadas por mi entre las que tiene en sus estudio, la podemos considerar como su primera individual. De mutuo acuerdo hemos querido que sea casi una antológica de lo que ha venido haciendo hasta ahora, y porque quizá, debido a su enfermedad, no pueda seguir haciendo este tipo de pintura. Pero si se que hará, (ya está haciendo otra), más acorde con su problema, porque el cerebro pinta más que las manos en una obra de Arte, y ese lo tiene germanizado y bien estructurado para si quiere seguir pintando, aunque como al artrítico  Renoir  haya que atarle el pincel a la mano.
   Muchas gracias.”
  Para finalizar el acto el artista agradeció al público su asistencia, y con palabras emotivas, dijo que pese a la enfermedad que le aqueja, seguirá practicando la pintura mientras pueda aunque tenga que adaptarse a sus limitaciones físicas.
  A continuación se sirvió un lunch tradicional, que hizo las delicias de los asistentes.
Carlos Bermejo
Alicante, 2 de Febrero de 2011