"CENTRO DE ARTE DE LA AAA

"CENTRO DE ARTE DE LA AAA
NUESTROS ARTISTAS:JULIO ESCRIBANO(fotografía de nuestra sede)

viernes, 2 de diciembre de 2011

ÉXITO DE LOLA BLASCO Y RAFAEL ESTELA EN "PINTANDO BAJO LA LLUVIA"

<DE INZQUIERDA A DERECHA: JUAN ANTONIO POBLADOR, CARLOS BERMEJO, LOLA BLASCO Y RAFAEL ESTELA>

<LOLA BLASCO, LA ARTISTA>

<RAFAEL ESTELA, EL ARTISTA>

<FOTO PARCIAL DEL PÚBLICO ASISTENTE>

 Con la asistencia de nuestro Presidente JUAN ANTONIO POBLADOR, que presidió el acto, esta noche ha quedado inaugurada  en nuestra sala, la exposición “LOLA BLASCO Y RAFAEL ESTELA”  en la que, estos dos artistas compañeros nuestros, presentan medio  centenar de obras de pequeño y mediano tamaño, realizadas al óleo, acrílico, pastel y dibujo.
  Pese a lo desapacible de la tarde-noche, acudieron casi un centenar de amigos y compañeros, que, como dijo nuestro Presidente en sus palabras de bienvenida, lo hicieron “en barca y remando” por lo que era mayor  el mérito de venir a arroparlos.
  Tras las palabras del Presidente, se la dio al coordinador de exposiciones, CARLOS BERMEJO, quien dijo:
“La pareja formada por LOLA BLASCO y RAFAEL ESTELA, vuelven a juntarse para una nueva exposición en tándem. No es la primera vez que lo hacen y hacen bien. Ellos en pintura son distintos y complementarios y ya sabemos que en pintura los colores complementarios se refuerzan entre sí, ganan el uno del otro y  con ellos se logran los mejores  contractes lumínicos. Pero también con su decisión de pedalear juntos ganan, porque comparten  gastos y esfuerzo organizativo, y suman espectadores. Yo siempre aconsejo las exposiciones de grupo por esas ventajas y porque a la hora de las concesiones en salas institucionales, se les conceden antes al grupo que al individuo.
 Perdonarme este inciso para colocar mi mantra habitual. Sigo.
    Nuestros queridos colegas y amigos, LOLA  y RAFAEL,  son dos experimentados artistas, que llevan muchos años pintando y exponiendo lo pintado a la valoración del público. Ella es una albaceteña que, como tantos otros de sus paisanos, se acercó a la costa para oler a sal y teñirse los ojos de azul mirando al mar. Él, nació  en la parte baja del barrio de Benalua, tan cerca de la mar que solo le separaba el trazado una carretera.
    Y sin embargo y por aquello de que uno no es de donde nace sino de donde pace, LOLA es ya tan alicantina y mediterránea como RAFAEL. Vive parte del año a la orilla del mar, y su pintura es como una mascleta sanjuanera, llena de color y  vibraciones lumínicas, que surgen de los fuertes contractes de los complementarios, ricamente empastados de infinitas manchas casi yuxtapuestas, que apenas funde y le dan con ello un cierto aire  puntillista muy personal, que distingue a cien leguas su pintura, en especial sus exuberantes almendros en flor y sus palmeras. Y es que, su tema principal y recurrente, -aunque también pinte otros de su mancha originaria y aun de más allá-, es el paisaje mediterráneo y alicantino de tierra adentro. El de esos pueblecitos echados al sol en la falda de una montaña, que nos describieron en sus libros Azorín y Miró (nuestro amigo, el de la fuente) y que LOLA  tiene predilección por reflejar en sus cuadros.
  Por el contrario, RAFAEL,  el nacido a la orilla de la mar   en Alicante, que no en Urbino, es un clásico, y como tal clásico, se adentra en el interior de las personas y las cosas que le rodean. Sin embargo, de vez en cuando le gusta recorrer con su lápiz mágico, las viejas calles de lo que hoy llamamos el “barrio”. Esas que, como dijo el poeta de los ríos, no van a dar a la mar, tan cercana, si no que todas van a dar y a mirar a la cara del moro. La cara de ese moro Muza que habita en nuestro castillo de Santa Bárbara, que  quizá comenzó a intuir si verla en su niñez, y que luego tantas veces ha pintado al fondo de sus paisajes urbanos, como lo ha hecho todo pintor alicantino que se precie. Y hasta alguna vez, se ha acercado a la Iglesia de Santa María, y sin pasar nunca del portal, porque lo que se cuece dentro no le interesa, se planta ante su portada barroca y,  a base de luces y sombras, algo de color y su  prodigioso dibujo, modela al pastel un bajorrelieve, en el que uno hasta podría protegerse del sol que sobre ella incide, escondiéndose tras el trampantojo de sus columnas.
   Luego se mete de nuevo en su estudio, y lápiz en ristre va modelando y dando forma, a los personajes que más le atraen: niños y ancianos,  marginados y parias de todo el mundo, andrajosos y descalzos y con el sufrimiento reflejado en sus rostros llenos de arrugas, cual surcos dejados por el arado del tiempo. Y alguna que otra vez, se fija en un joven trabajador del campo o de la mar, o en una jovenzuela y bella aguadora, sacada de pasados siglos, y los lleva al papel, para  que vivan por siempre en el mundo del arte.
    Y cuando se le desgasta la punta del lápiz, de tanto “hacer mano”, como decía Sorolla, se dedica a sacar hornadas tras hornadas de bodegones al pastel, llenos, en especial, de naturalezas muertas o cacharros, de frutos, de flores y  algún paisaje o marina, por el solo placer de que su obrador huela a campo y a mar. Aunque alguno le salga oliendo a refectorio monacal, y en línea con  aquellos que pintaba Zurbarán.
   Pues bien, estos dos compañeros nuestros, distintos en su arte, pero no distantes en lo personal, han formado pareja (tranquilos, no pensar mal…) pareja artística, quiero decir,  para mostrarnos sus últimas obras, y esto siempre es mejor que si  lo hubieran hecho para delinquir, como Bonnie and Clyde. Algo de lo que me alegro, porque si no, seguro que me disparaban por esta perorata de presentación que les he hecho
Muchas gracias, por no dispararme.”
   Seguidamente tomaron la palabra RAFAEL y  LOLA, para agradecer con brevedad y sencillez, la presencia de amigos y compañeros, teniendo en cuenta lo desapacible de la tarde. Luego y, mientras ofrecían el habitual lunch con las delicias de Paco Fuster regadas con un rico moscatel, departieron con los muchos asistentes, que les felicitaron por la calidad y variedad de la obra expuesta.
Carlos Bermejo
Alicante, 2 de diciembre de 2011