"CENTRO DE ARTE DE LA AAA

"CENTRO DE ARTE DE LA AAA
NUESTROS ARTISTAS:JULIO ESCRIBANO(fotografía de nuestra sede)

lunes, 27 de julio de 2015

TEXTOS RECOBRADOS: "TURNER NO ES SOROLLA"



TURNER NO ES SOROLLA
  Treinta y dos asociados y allegados, nos trasladamos a Madrid el sábado, para ver en el Museo del Prado la exposición  TURNER Y LOS  MAESTROS.  Íbamos casi con la misma ilusión con la que el pasado año nos desplazamos al mismo lugar para la exposición SOROLLA, de la que al regresar dije en este nuestro blog: “ Sin ningún incidente de los que suelen ser habituales en estos viajes: el que se pierde, el que llega tarde, el que incumple las normas, etc. el día, que quedara (como  a mí me gusta decir) para la historia de nuestra Asociación,  fue la culminación de mi entusiasmo por la pintura subyugante, atrayente, impactante, impresionante de mi amado Sorolla: el más grande y mejor de los impresionistas, porque ¡impresiona! de verdad y sin la retorica efectista de los llamados impresionistas franceses. Sorolla nos es impresionista, es impresionante en su exaltación de la luz que surge del tono y del contraste. En su sencillez temática, en su verdad pictórica, en el dominio de la técnica rápida de ejecución. En la pasión, en la intuición de las que se dejaba llevar para la realización del cuadro, y que se refleja fielmente en el resultado final. En la gigantesca y titánica fuerza que derrocho para crear tan monumental y extensa obra”
   Hoy suscribo para este nuevo viaje y para mi admirado Sorolla, todo lo que entonces dije. Sin embargo y por lo que respecta a Turner y a la mediocre exposición que el Prado presenta del maestro del paisajismo ingles, tengo que decir y esa también es la opinión de la mayoría de los que me acompañaron, que Turner no es Sorolla. ¡Ni se le parece en nada, afortunadamente! Turner es un mal copista  de los “maestros” que le acompañan en esta exposición, a los que nunca supera. Y cuando trata de hacer algo distinto, lo hace dando lechadas deslavazadas de blancos puros, con los que pretende lograr esa luminosidad que se le atribuye a sus cuadros. Sus figuras  en el paisaje, son  muñecos sin gracia alguna. La falta de acabado aquellos cuadros suyos que se dicen son los mas espontáneos, es, en mi opinión, la impotencia de no saber cómo resolverlos, pues cuando “copia” los termina. En fin, nada que ver con nuestro Sorolla, al que solo le habría faltado para ser uno de los mejores del mundo, ser francés o ingles, y haber encontrado el crítico adecuado que lo lanzara.
  A mí, de siempre me había parecido y así me lo habían hecho creer  los críticos torticeros, que los cuadros de Turner eran irreproducibles por impresión, por los múltiples matices de sus veladuras, y que al verlos al natural podría apreciarlos mejor. Nada de eso hay. Su pintura es un “totum  revolutum”, donde un color se come a otro y siguen siendo mediocres tanto en la impresión como al natural. Sus barcos, sus personajes, la composición, todo, resulta teatral y sin gracia.
   Esto es lo que puedo decir de lo que ayer vi en El Prado. Puede que las mejores obras de Turner no estén en la exposición. Que su fama esté cimentada en las acuarelas, de las que solo hay un par de ellas, y por las que jamás hubiera yo ido al Prado, pues vi hace ya algunos años una exposición de las mismas y no me gustaron nada. En fin, que Turner es un “bluf” montado por la critica inglesa, en base a la supuesta modernidad de su pintura que, teniendo en cuenta la locura de su madre y de su hermana, también pudieran ser obra de un loco.
   Menos mal, que el viaje, nos lo salvó el entrar en la salas nuevas donde se exhibe la pintura española del XIX; algo la exposición de Ghirlandaio en el Thyssen; nuestra ya tradicional vista a la casa de nuestro amigo Sorolla y la suerte de no tener que guardar cola en ninguno de los sitios  a lo que fuimos. Y finalmente y como lo más destacado, la gente cordial y maravillosa a la que tuve el placer de acompañar y de ser acompañado en este viaje.
Carlos Bermejo
Alicante, 18 de Julio de 2010